Casa rural en Cantabria | La Casona de Baró

Casa rural en Cantabria | La Casona de Baró


Naturaleza, comodidad, historia... en nuestra casa rural en Cantabria a los pies de los Picos de Europa

Casa rural en Cantabria

La Casona de Baró es una antigua casona noble, típica de la zona y cuya construcción data de mediados del siglo XVIII. Nuestra casa rural en Cantabria está concretamente ubicada en la aldea de Baró, que da nombre al valle de Valdebaró. Este pequeño pueblo está enclavado en el municipio de Camaleño, a los pies de los Picos de Europa en Cantabria, en un entorno de enorme riqueza natural.

Se ha realizado un minucioso trabajo de rehabilitación, manteniendo la fachada con su aspecto original utilizando la misma piedra con la que fue construida y respetando toda la estructura del edificio, así como sus techos y viguería en madera; de este modo, la posada mantiene la apariencia que tuvo la casa en el pasado. El nuevo acondicionamiento permite ofrecer los mejores servicios a nuestros huéspedes y ser una casa rural en Cantabria de referencia para todos aquellos que vienen a visitar la zona.

Todos aquellos que se acerquen a dormir en Liébana y elijan la casona podrán disfrutar de las vistas de este lugar de singular y sobrecogedora belleza paisajística. Aparte de descansar contemplando la gran belleza natural del Valle, tienen la posibilidad de realizar numerosas actividades de montaña, así como de degustar la excelente gastronomía y visitar lugares y monumentos de gran interés histórico.

Distribución

Nuestra casa rural en Cantabria dispone de once habitaciones dobles y un apartamento, distribuido de la siguiente forma:

En la planta baja se encuentra un amplio salón con chimenea, dos aseos, la recepción y una bodega natural; es en ésta donde se sirven los desayunos.

En la primera planta, hay tres habitaciones.

La segunda planta y principal, es la más grande y espaciosa; cuenta con cinco habitaciones dobles, tres de las cuales con balcón privado desde donde se contemplan unas magníficas vistas.

La tercera planta está totalmente abuhardillada y tiene otras tres habitaciones. Estas dos últimas plantas cuentan con una confortable sala de estar.

Por último en el exterior de la casa se encuentra la antigua cuadra, que se ha rehabilitado y convertido en un apartamento independiente.

En las zonas comunes de La Casona los clientes pueden gozar de distintos y agradables ambientes, disfrutando del calor de la chimenea en los meses de frío, de la lectura, la televisión, los juegos de mesa y de las vistas y la tranquilidad de la zona.